ZERPABZUETA

free bootstrap templates
La curiosidad creativa conecta el instinto con la razón mientras se nutre de ambos. 
Es el motivador de un proceso de retroalimentación continuo que unos asumen como insumo para producir alimento para el instinto y la razón que habitan en el alma. El arte es el sujeto de una formula donde la curiosidad creativa es un factor determinante para producir infinitos resultados que no requieren explicaciones para su comprensión y disfrute. Su efectividad es directamente proporcional a la capacidad de generar emociones trascendentes que queden registradas como ladrillos de conocimiento con los que construimos la cultura.
Carlos Zerpabzueta, Caracas , mayo 2018 

LA IMAGEN COMO INFORMACION

LA INFORMACION COMO IMAGEN

Si lo nuevo forma parte esencial del arte y revisitar los caminos explorando nuevas posibilidades es obligación de los artistas, tras reflexionar sobre el magnífico ensayo de Gombrich, "El sentido del orden”, podemos apreciar que Carlos Zerpabzueta camina por un prolífico y legítimo sendero en sus búsquedas personales. Quizás el universal magnetismo que emana de su obra parta de la más íntima esencia humana a la que dicho sentido del orden pertenece, adecuadamente contextualizado por su permanente experimentación de materiales y estéticas propias del tiempo en que vivimos. Sinceridad, permeabilidad al entorno intelectual y estético, y valentía para autocuestionarse continuamente son cualidades que no se pueden impostar. La obra habla por sí misma del artista que la creó, y en el caso de Carlos Zerpabzueta, más por lo que nos sugiere que por lo que explícitamente encontremos. 

Santiago Echeberria,  Madrid, marzo 2015

Carlos Zerpabzueta pertenece a la generación de creadores que desde comienzos de este siglo han proporcionado a la abstracción en Venezuela nuevos impulsos y matices en el comportamiento de las estructuras, el uso de avanzadas tecnologías de la imagen y la definición poética del espacio. Produce contenedores y contenidos que transmiten historias emocionales en el espectador, generando lecturas pausadas y ofrece un giro en la percepción plástica de la imagen que gira libremente entre fragmentos, flota, gira, se desliza se deshace y se rehace desde lo material a un estado puro de energía inmaterial o una suerte de grado cero de la imagen.  Permanentemente descubrimos formas nuevas. Desde allí nace una especie de escritura cuya gramática fluye por entre las relaciones de los planos, las transparencias y los puntos de color. Cada plano produce una ilusión relativa que, junto al dinamismo y el talante musical y poético, se conserva en cualquier escala de las piezas: desde los pequeños encapsulados hasta los grandes murales. En esa realidad “otra”, fragmentaria, cada elemento funciona sin interferencias, cómodamente, con independencia y, a la vez, como parte de una totalidad en movimiento infinito. El papel del artista se re plantea para alcanzar un estatus de comunicador visual. La imagen se convierte en vector, en vértice, vórtice, energía.

Maria Luz Cardenas, Caracas, marzo 2018 

Lo que sucede en la búsqueda de Carlos Zerpabzueta es una superación del código para volverlo no solo metáfora, sino un signo, una pista para ir y elegir dónde moverse a traves de la obra; rastreando la ruta a través de la observación y la ruta se puede repetir con mil variables diferentes, sin indicaciones, sin volúmenes aparentes, pero con "elecciones" concretas de la ruta. El observador está totalmente capturado en el blanco que se deshace en la línea y entra y sale libremente, como si estuviera allí para dibujar con el autor de la obra, con el artista. Pero el trabajo de Zerpabzueta no es solo una construcción mental de una dimensión satisfecha y confirmada por su "hacer" el trabajo. Cruza esas líneas transparentes que contiene cada espacio vacío, en el misterio de ser el contenedor de algo que esta, siempre y en todo caso, en movimiento.

Paola Ricci, Venecia, julio 2016 

FOLLOW US!

CARLOS ZERPABZUETA

El arte en la era de la inteligencia artificial debe ayudar a reforzar los valores que nos acercan al lado bueno que todos tenemos como seres humanos, particularmente aquellos que activen la curiosidad creativa hacia la búsqueda de las maneras de construir y disfrutar las emociones placenteras que se alcanzan cuando nos damos cuenta que somos capaces de inventar y compartir la maravilla que significa complementar el entorno natural con el producto de nuestro intelecto. El arte como la guerra y el amor no se dice, se hace. Es capaz de conmovernos sin explicaciones y su valor es directamente proporcional a su capacida de activar procesos de reflexión que aporten los ladrillos de conocimiento con los que construimos el legado cultural de toda la humanidad.

© Copyright 2018 - ZERPABZUETA - All Rights Reserved